Etapas de la normalidad a la enfermedad del Alzheimer

Desde la perspectiva de la clínica diaria es muy evidente la distancia que separa un anciano lúcido de uno con demencia, sin embargo, en estadios intermedios esta diferenciación es más imprecisa y confusa.

A pesar de esta clasificación se entiende que se produce en continuo clínico que va desde el envejecimiento normal al diagnóstico de una demencia.

Imagen 1
 
Envejecimiento Normal. Pueden existir Olvidos Cotidianos (olvidar nombres de personas conocidas, dejar sin apagar la luz o el gas, no recordar dónde se han puesto algunas cosas como las llaves o las gafas, no recordar a qué hemos venido a una habitación, etc).
Deterioro Cognitivo Subjetivo. Hay personas que creen tener pérdida de memoria pero cuando se hace la evaluación pertinente no se confirma. El paciente acude solo a la consulta frecuentemente. La queja es banal (no “le sale” lo que iba a decir, no recuerda dónde dejó una cosa, o el nombre de un conocido) y el recuerdo le suele venir a la memoria poco después. Recuerda los sucesos y noticias importantes, tomar las medicaciones, llevar la casa, los recibos, sus citas, etc. La exploración cognitiva es normal (relato muy detallado y preciso) y no hay repercusión funcional (no tienen dificultades en llevar su vida personal, social y laboral).
Deterioro Cognitivo Leve. Otros pacientes piensan (o lo hacen sus familiares) que pierden memoria y la exploración lo confirma.
Fallo de memoria “objetivable”. La queja fundamental es una pérdida de memoria con mayores repercusiones que la anterior.
EA Prodrómica. Fase sintomática pre-demencia que se caracteriza por la presencia de síntomas que no son lo suficientemente graves como para cumplir los criterios diagnósticos actuales de EA (una Enfermedad de Alzheimer en la que aún no apareció la demencia).
Demencia tipo Alzheimer.
feder-icon
Servicio Andaluz de Salud
Empresa Pública Emergencias Sanitarias
Salud Responde
Sociedad Andaluza de Neurología
logo-confeafa
Asociaciones Alzheimer